b_last_error = 1495008833; ?> Cuentos e historias del Maratón
Corredor de fondo
Diciembre 06, 2019, 13:43:51 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias:
 
   Inicio   Ayuda Buscar Calendario Ingresar Registrarse  
Para el Organizador
Páginas: 1 2 [3]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Cuentos e historias del Maratón  (Leído 9076 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
TOMAS anem trotant
Vivo en los foros
*****
Desconectado Desconectado

Sexo: Masculino
Mensajes: 560



« Respuesta #40 : Diciembre 07, 2011, 11:10:18 »

¡FELICIDADES! JUAN, me ha gustado mucho tu relato, la verdad es que como la primera no hay otra  Grin Grin (claro)

además tuve el privilegio de compartir bastantes kilometros contigo, ya sabes...

seguro que nos vemos en más ediciones, es lo que tiene este deporte, si las senscaciones son buenas, y te quedas con ganas de más... vuelves a por ello...  Grin Grin Grin

pronto tendras que abrir tema en tu blog para tu 2º maraton... Wink Wink Wink
En línea
samarut
Vivo en los foros
*****
Desconectado Desconectado

Sexo: Masculino
Mensajes: 1510



WWW
« Respuesta #41 : Diciembre 07, 2011, 13:40:01 »

Gracias a todos, pero lo que teneis que hacer es escribir algún relato, real o inventado,  Cheesy
En línea

Samarut
Maratón Valencia 2011, 2012, 2013.
Maratón de Madrid 2012
Tosko
Vivo en los foros
*****
Desconectado Desconectado

Sexo: Masculino
Mensajes: 429


May the RUN be with you


« Respuesta #42 : Diciembre 07, 2011, 14:08:51 »

Samarut,
cuando abriste este hilo no pensé que se podría rellenar con historias "reales".
TRE-MEN-DO.
Es la historia que más me ha gustado, enhorabuena.
Y los que no somos (aún) maratonianos, ya sabemos... ¡¡a por ello!!  Cheesy
En línea
Kike Pastor
C.D. ES POSIBLE
Vivo en los foros
*
Desconectado Desconectado

Sexo: Masculino
Mensajes: 1391



« Respuesta #43 : Diciembre 07, 2011, 15:09:27 »

Gracias a todos, pero lo que teneis que hacer es escribir algún relato, real o inventado,  Cheesy

Juan yo soy un negao para hacerlo, se me da mejor contarlo de palabra  Tongue Grin
En línea
samarut
Vivo en los foros
*****
Desconectado Desconectado

Sexo: Masculino
Mensajes: 1510



WWW
« Respuesta #44 : Enero 06, 2012, 18:54:51 »

historias del maratón.
 
Copiado del blog    http://hoyempiezoacorrer.blogspot.com/2008/05/historias-de-la-maratn-episodio-1.html



Historias de la Maratón.  Gabriele Andersen- Scheiss
El Maratón de Los Angeles 1984 ha pasado a la historia fundamentalmente por dos cosas:
Fue el primer maratón olímpico femenino de la historia.
Se vivió una de las ovaciones más grandes del olimpismo y no fue a la primera clasificada.
Aquel dia con unos 27º de temperatura y una humedad muy alta, tomaron la salida 50 mujeres para afrontar los 42,195metros, solo 44 llegaron, pero la que llego en la posición 37 pasaría a la historia y esta fue Gabriele Andersen – Scheiss, una norteamericana nacionalizada Suiza, pais que defendió en aquellas olimpiadas. Su nombre va ligado a la maratón olimpica femenina desde aquel día, su vuelta al estadio con medio cuerpo paralizado por los calambres, el público en pie, los médicos siguiendola sin tocarla porque sería sancionada si la atendían.....son imágenes que nunca se olvidarán.

Su hazaña no solo sirvió para protagonizar uno de los episodios más famosos de la historia del olimpísmo, si no que a partir de ello se redactó la ley Scheiss, por la cual ya no se sanciona a ningún participante en la maratón por ser atendido por los servicios médicos durante la carrera.

Una vez entró en meta, atendida por los servicios médicos se recuperó rapidamente, horas después en una conversación con periodistas explicó el porque de su sufrimiento, ella sabía que por su edad era su última oportunidad olímpica, curiosamente en la primera de la historia. ¿Sabeis cuanto tiempo tardó en correr su siguiente carrera? 4 días.
Así fue como ocurrió:

http://www.youtube.com/watch?v=CQ2nnHOBSzI&feature=related




P.D:  Rechaza la ayuda de los doctores, en aquella época si te echaban una mano estabas eliminado/a.

De mi cosecha:
Asi es como no quería llegar a la meta, no me gusta ver este tipo de videos, el sufrimiento del corredor casi al borde de la estenuación, no creo que haya que llegar tan lejos.


 
« Última modificación: Enero 06, 2012, 19:01:15 por samarut » En línea

Samarut
Maratón Valencia 2011, 2012, 2013.
Maratón de Madrid 2012
samarut
Vivo en los foros
*****
Desconectado Desconectado

Sexo: Masculino
Mensajes: 1510



WWW
« Respuesta #45 : Septiembre 13, 2015, 21:58:30 »

Como me ha gustado quiero compartirlo.


METERSE A CORRER… EN  EL KILÓMETRO 36


7 SEPTIEMBRE, 2015 KORRIDORI MERINO   15 COMMENTS
correr desde el kilómetro 36

Seis de la mañana y el despertador suena, ha llegado la hora, salto de la cama; -y me dirijo a la otra habitación, ahí está dormido Gael, al cual sutilmente le digo; -es hora- él abre rápidamente sus ojos y desesperado me pregunta; -¿Se nos hizo tarde?- No Gael, es hora de irnos a correr.

Antenoche preparamos el equipo, son tantas cosas, que no sé cómo las cargaremos. Nos preparamos tan sólo una semana atrás, quizá suene petulante, pero para correr este maratón no necesitamos más. Salimos de casa, y ahí vamos los dos; -¿Al encuentro con la línea de salida?- déjame decirte que no:

–Nosotros somos de esos que se meten a correr… en el kilómetro 36-

Nos encanta arrancar desde ese punto, y hasta con orgullo lo decimos, incluso hasta medalla nos dan, no nos juzgues, al igual que tú soportamos el frío y tenemos que esperar hasta dos horas para comenzar.

Gael se empieza a desesperar y me pregunta:

-¿Ya comenzamos?-

-No Gael-

-Minutos después le digo; ¡Prepárate ahí vienen ya!-

Y justo ahí es que comenzamos, pero espera… llegado a este punto te quiero aclarar, porque quizás me estás entendiendo mal, Gael es mi nieto de 6 años de edad, yo soy su abuelo, un viejo de 72 años, con un cuerpo ya muy cansado, pero con el alma de un chaval de 15 años.

-Ya lo ves… por eso nos gusta meternos a correr… en el kilómetro 36-

Quizá ahora me estés juzgando aún más y piensas; -viejo tramposo que ejemplo le da a Gael- pero es el mejor. Como te dije, todo nuestro equipo es pesado ya que compramos varios kilos de naranjas tan sólo una semana atrás.

-Sí naranjas leíste bien, nuestra carrera es apoyar a todos esos que les gusta correr-

Y en este 36 Gael mira tu cara desencajada, él me pregunta que si puede correr a darte una naranja… Yo le digo anda ve a dársela, la recibes con tan efusiva sonrisa, que Gael me dice muy alegre al volver; -¡Abuelo, abuelo, me dijo gracias! Y con eso lo motivas a seguir entregando más y más-

Y así seguimos en este 36 y ahora Gael te mira a ti, con esa mirada que apuntas al cielo, quizá le pides fuerzas a los que ya tienes allá, a Gael sólo se le ocurre gritarte una espontánea cosa; -¡Vamos Campeona!- caray creo que le recordaste a la abuela que también desde allá nos apoya.

kilometros de apoyo

Gael cuan niño que es hace una pausa para peguntar; -¿Abuelo y por qué en el kilómetro 36?- nunca he corrido, así que le suelo responder, (espero estar bien):

Gael en este 36 dicen ellos que es donde las fuerzas los abandonan, que aquí es donde aparece lo que llaman –El Muro- aquí es donde los pensamientos los suelen traicionar e incluso algunas lágrimas llegan a derramar.

-Y es por eso Gael, que desde este 36 es donde nosotros también nos metemos a correr-

Desde mi carrera sigo a marchas forzadas cortando naranjas, y Gael sigue entregándotelas en tu mano, en la de ella y en la de él.

Y ahora pasas tú por este 36, Gael te ve caminando, y sólo se remite a preguntar; -¿Abuelo él va a perder?- Claro que no Gael, él a pesar de todo va a terminar y eso lo hará ganar, aceleras el paso y al verte Gael te apunta y me grita; -¡Abuelo mira tiene súper poderes como mi Superman!-

Uf aquí seguimos en este 36, nuestra carrera también es cansada hasta llegar al punto en que las naranjas lamentablemente se nos acaban. Pero esto no detiene a Gael en este 36, y como inocentemente me dice él; -Abuelo es hora de extender mi mano para pasarles todo mi poder- caray lo que no sabes es que tú eres el que se lo trasmite a él.

-Y así después de ver a todos los 3,500 corredores pasar, nuestra carrera también llegó a su final-

El tiempo pasó… ahora tengo casi 84 años, Gael tiene 18, él ahora es un atleta que compite por nuestro país, ayer en una entrevista le preguntaron quién lo había inspirado, Gael contestó; -primero mi abuelo que desde pequeño nos metíamos a correr en el kilómetro 36, la otra fue una anónima persona, un día corrí unos metros a su lado, le ofrecí una naranja, al terminar su maratón volvió a ese kilómetro 36, sólo a darme dos cosas… su medalla y unas palabras que salieron de lo más profundo de su corazón:

-Gracias pequeño, algún día serás un gran campeón-

Así que sólo me resta decir… siempre regala una sonrisa y un enorme gracias a todo aquel que te apoya en una carrera, porque nunca sabrás cuánto lo podrás llegar a motivar.

Compartámosle este pequeño homenaje a todos esos ángeles de banqueta que hacen más memorables todas nuestras carreras, porque al final los más poderosos recuerdos, son los que vivimos dentro de nuestros trayectos.

korridori merino logotipo

Si te gusto suscríbete para que recibas nuevas historias vía e-mail.
En línea

Samarut
Maratón Valencia 2011, 2012, 2013.
Maratón de Madrid 2012
-Ramón-S
Vivo en los foros
*****
Desconectado Desconectado

Sexo: Masculino
Mensajes: 1087



« Respuesta #46 : Septiembre 14, 2015, 16:11:52 »

Espectacular Samarut!!  Gracias por compartirlo.
En línea

El fracaso hiere, el conformismo mata.

Impossible is nothing
samarut
Vivo en los foros
*****
Desconectado Desconectado

Sexo: Masculino
Mensajes: 1510



WWW
« Respuesta #47 : Septiembre 14, 2015, 19:05:49 »

Seguimos con las historias de la maraton. Wink


Deseo que tengas tu peor Maratón
by Korridori Merino
Deseo que tengas tu peor maratón

Ahí estaba Fernanda… nerviosa de subirse al avión, ansiosa por correr su primer maratón, esfuerzo, privaciones, dolores y 16 semanas habían quedado atrás, y finalmente el próximo domingo lo habría de conquistar dentro de una tremenda ciudad, una que hace alarde de su gran majestuosidad.

El speaker del aeropuerto da el primer anuncio; -vuelo 646 con destino a Chicago es hora de pasar a la sala de abordar- yo tomo su maleta y le digo; -es hora vamos ya- antes de que ella cruce la puerta la miro y siento como si se fuera a la guerra, segundos después una lágrima de nostalgia se le escapa; -no llores- le digo, me envuelve con un abrazo, yo hago lo mismo, y es como si nos trasmitiéramos el poder, sus ojos color miel me observan y me pregunta; -¿Hay algo más que me quieras decir?- respondo; -sí, sólo una cosa-

-Deseo que tengas tu peor Maratón-

El beso que quizá seguiría después de haberle dado una recomendación más “ad-hoc” se convirtió en una bofetada que “acarició” el lado izquierdo de mi cara, enojada Fernanda emprendió su marcha y nunca más me tomó una llamada. La verdad… no me arrepiento de habérselo dicho, incluso si la volviera a ver en circunstancias similares, le diría eso una y otra vez.

Y si tú estás leyendo esto y próximamente vas a correr tu primer maratón o el segundo, quinto o vigésimo o qué se yo, déjame decirte que a ti también….

-Te deseo que tengas tu peor Maratón-

Pero espera… por favor no hagas lo mismo que Fernanda, no salgas de acá pensando que esto es desearte un mal, dame unos cuantos minutos para poderte explicar por qué te lo llego a desear…

Al día de hoy he corrido 8 maratones no sólo en mi país, sino también en USA: San Diego, Chicago incluso Boston han sido parte de mi repertorio, y después de todos esos kilómetros he llegado a la conclusión de que al menos yo:

-Siempre deseo tener mi peor Maratón-

Porque al tener el peor, tú al igual que yo…

Recordarás las miles de veces que te dijeron NO.
Podrás conocer tu verdadera capacidad.
Sentirás tal dolor que te fortalecerá ante cualquier situación.
Entenderás que lo que consigas dependió sólo de tu disciplina.
Al tener el peor maratón….

Añorarás dar miles de abrazos que quizá tenías guardados.
Correrán lágrimas que quizá nunca antes habías experimentado.
Crecerá tu gratitud ante cualquiera que te brinde un aplauso.
Y aprenderás el gran valor a todo aquello que te lleguen a dar.
Teniendo el peor…

Sabrás que los súper héroes son los que usan tenis.
Aumentará tu orgullo por sobreponerte ante la adversidad.
Quizá hasta conocerás una nueva y entrañable amistad.
Conversarás con los que en tu vida ya no están.
Incluso les pedirás la fuerza para poder terminar.
Y al final de todo, cuando la peor tormenta haya pasado…

Comprenderás que todo en la vida es principio y es final.
Morirán todos esos estúpidos miedos que te llegaron a abrumar.
Cambiará más que tu vida, tu manera de vivirla.
Agradecerás esa razón o a ese ser que te motivó a correr.
Concluirás que tu cuerpo es un valioso templo.
Serás ejemplo vivo para tus hijos, de que querer es poder.
Y por último reafirmarás que Dios… una vez más te acompañó.
Por eso como le dije a Fernanda en aquella ocasión, una vez más también a ti te lo digo; -te deseo que tengas el peor maratón- porque sé que sólo así, experimentando lo peor de lo peor, esa angustia que se abraza a un profundo dolor, es lo que te dará muchísima más entrega y emoción para afrontar tu próxima competición.

Compartámosle este deseo a todas aquellas personas que estén próximas a vivir un maratón, o mejor aún a las que no lo han vivido, hagámosles saber que por todo eso y más es que deseamos que corran su primer 42.

korridori merino logotipoSi te gusto suscríbete para que recibas nuevas historias vía e-mail
En línea

Samarut
Maratón Valencia 2011, 2012, 2013.
Maratón de Madrid 2012
samarut
Vivo en los foros
*****
Desconectado Desconectado

Sexo: Masculino
Mensajes: 1510



WWW
« Respuesta #48 : Octubre 09, 2015, 17:14:09 »


   
42,195 pasos sobre el Maratón de Chicago
by Korridori Merino
 

42195 pasos sobre el maratón de Chicago

Un día por alguna poderosa razón Fernanda comenzó a correr, para ella ese momento se convirtió en el día cero. Cero conocimientos que acompañó de unos viejos tenis, una gruesa playera de algodón y un pésimo short.

Primero un precario calentamiento y dos minutos después sus piernas se empezaron a mover… con pronto paso, mirada al frente y brazos relajados, unos cuantos minutos pasaron y su respiración comenzó a flaquear, sus piernas estuvieron a punto de reventar, y de repente… Fernanda detuvo su marcha.

-Tan sólo después de haber corrido poco menos de 3 kilómetros-

Se sentó en una banqueta para recuperar el aire, pero sobre todo para que pasara el dolor de su pierna derecha, aquellos casi 3 kilómetros le enseñarían a Fernanda que correr es más complejo de lo que uno cree, casi derrotada, Fernanda cerró sus ojos, pensó que quizá esto no sería para ella, que quizá nunca podría correr más allá del kilómetro 3.

Un par de lágrimas corrieron por su rostro, pero se dijo así misma; -es momento de guardar la calma- tomó aire, abrió sus ojos y en un instante se dio cuenta de su hermosa realidad; miró a uno, a dos, a cientos de corredores pasar, esa realidad rápidamente le ordenó volver, porque había un major por correr.

-Uno que lleva por nombre el Maratón de Chicago-

la salida maratón de chicago

Sí… Fernanda una vez más tuvo que detenerse y sentarse tal y como lo hizo aquella primera vez que comenzó a correr, pero ahora estaba sentada en la banqueta de la milla 10 marcada en Sedgwick Street, justo en esa milla, el dolor se volvió a apoderar de ésa su ya tan latosa pierna derecha.

Su cabeza le aconsejó abandonar la competencia, pero aquella breve lucha contra el dolor la hizo viajar al pasado, tan sólo para recordarle cómo había comenzado en este deporte, pero sobre todo; le recordó el esfuerzo económico, físico y mental que había dejado atrás para correr ese major.

Con espíritu inquebrantable y un inmenso maratón por delante, Fernanda elevó una plegaría al cielo, ajustó su equipo, se levantó y sin pensarlo más tomó una valiente y arriesgada decisión:

-Terminar como sea ese su primer maratón-

Rápidamente se incorporó a ese mar de corredores, pero el dolor siguió abrasándose a su pierna derecha, había entonces que derrotarlo de una forma más contundente, y la única manera que ella había aprendido tras correr decenas de carreras, era:

-Administrándose un poderoso analgésico-

No se trataba de una pastilla, sino de revivir un Emotivo Recuerdo, uno que le ayudaría a distraer su mente, ese primer analgésico le recordó su encuentro con la impresionante expo, tremendo monstruo que la saludó al entrar con un WELCOME RUNNERS, ese recuerdo irrigó sangre extra por sus venas, que se acentuó aún más al recordar las playeras de diversos países; Chile, Costa Rica, Argentina, Italia, India, Japón, Croacia, etc. Y claro las de su amado país, todos esos locos de más de 120 países que tenían tatuado en la mente al igual que ella tan sólo un 42.

Los kilómetros se fueron acumulando y el dolor de nuevo se asomó, así que era hora de una nueva dosis; -otro recuerdo- cuando escuchó un día antes del maratón en aquel tan visitado “Frijol” el -¡México, México, México!- era un grito proveniente de cientos de compatriotas corredores que ondeaban su bandera con honor, cantando el Cielito Lindo, abrazados como hermanos, ese recuerdo dentro de un maratón lejos de su nación, fue una especie de bendición que mitigó una vez más su dolor.

Fernanda había recuperado el tiempo perdido en la milla 10, pero kilómetros adelante el maldito dolor volvió a aparecer, era hora de administrarse la dosis más potente de analgésico, pero ése no lo traía en su mente, sino que lo tenía casi 1.7 millones de asistentes que se dieron cita a lo largo de la ruta, con gritos eufóricos que la ensordecieron, en español, inglés, francés, el idioma que fuera todos sonaban a un; –¡Hermosa no te detengas!- la bandera de México impresa en su playera, provocó la mejor excusa para que se conectaran con ella los miles de mexicanos que estaban apostados detrás de las vallas, escuchar el; -¡Vamos, Vamos México, vamos Mexicana!- simplemente la conmovieron hasta las lágrimas.

kilometros de apoyo

Cada impacto sobre el asfalto fue mermando las fuerzas de Fernanda, los colosos de cemento y acero de Jackson Boulevard lo pudieron atestiguar, pero más adelante al encontrase con los sonidos estrepitosos de tambores dentro del China Town, fueron otro oportuno analgésico que inyectó a su corazón de una infinita emoción.

Se acercaba la meta, el aire llevó hasta sus oídos el tan ansiado; -Almost there, almost there- eso hizo que Fernanda se administrara sus últimos analgésicos y quizá los más profundos y bellos; todas esas lindas carreras que habían pasado por sus piernas, los besos de su gran amor, los abrazos de mamá y las sonrisas de papá.

-Eso y más la habían llevado una vez más hasta el final-
La maratón de Chicago

Ese final llegó en Millenium Park, Fernanda ahí encontró a cientos de corredores, llenos de lágrimas que se confundían con su sudor, casi muertos, pero inmensamente felices, todos tenían ya algo en común con ella; -habían conquistado esa tremenda meta, aquella que une a 29 barrios de Chicago- y así... con orgullo y emoción Fernanda miró su pecho donde ya colgada una hermosa medalla, una que le decía a todo pulmón:

-Felicidades eres una gran guerrera, una que años atrás arrancó y casi con 3 kilómetros claudicó, ahora eres una corredora que ya dejó 42,195 pasos sobre el Maratón de Chicago-

medalla maratón de chicago

La historia de Fernanda como la de cualquier corredor nunca termina, su siguiente meta será el maratón de Boston, porque Chicago no sólo le regaló su primer maratón, sino también su tan anhelada calificación.
En línea

Samarut
Maratón Valencia 2011, 2012, 2013.
Maratón de Madrid 2012
Páginas: 1 2 [3]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF 1.1.18 | SMF © 2006-2009, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!